domingo, 9 de enero de 2011

AGRICULTURA ECOLÓGICA

La agricultura ecológica o biológica es una modalidad agrícola en la que no se usan productos de químicos de síntesis: fungicidas, fertilizantes, herbicidas, OMG (Organismos Modificados Genéticamente), conservantes, colorantes, aditivos artificiales o similares y que tiene como finalidad, en contraste con la agricultura convencional, ser ambientalmente sostenible, además de respetar la salud y el bienestar del consumidor. La agricultura ecológica busca la obtención de alimentos saludables, de mayor calidad nutritiva, sin la presencia de sustancias químicas de síntesis y obtenidos mediante procedimientos sustentables.

La agricultura ecológica surge como alternativa a la supuesta revolución verde que se dio en los años 70’ y que supuso la introducción de plaguicidas sintéticos en los cultivos. Se auguró como un aumento sin precedentes de la productividad y resultó en un desarrollo de resistencias y plagas al eliminar los predadores naturales, que consumen buena parte de los recursos de los agricultores. También se comercializaron variedades de semillas productivas bajo las condiciones industriales que supuso la pérdida de muchas de las variedades locales de los vegetales, adaptadas al medio y más resistentes a plagas del entorno. Los efectos perjudiciales para la salud de la alimentación industrial son para muchos evidentes, y buscan en las cooperativas ecológicas el sabor natural de los alimentos sin químicos peligrosos para la salud.

Los productos ecológicos se suelen encontrar en cooperativas de consumidores y productores donde se fomenta en ciclo corto del campo cercano a tu casa. En agricultura ecológica es preferible prevenir para evitar plagas por medios y conocimientos en agroecología, donde se busca favorecer la fauna auxiliar autóctona que evite el desarrollo de plagas y con la suelta de predadores, parásitos y parasitoides de las plagas –lucha biológica-, además del uso de repelentes naturales como la piretrina extraída del crisantemos o la rotenona. Otros conocimientos de agroecología son usar el ajo extraído en alcohol y la maceración de ortigas como repelentes de insectos y aves, o esparcir cenizas para evitar los caracoles y aportar Potasio a la tierra. No se usa nicotina ni plantas tóxicas como repelentes por no ser preferible para los consumidores ni para los agricultores. Diversificando cultivos, con plantas adaptadas a la zona y abonadas correctamente se consiguen plantas fuertes con menos plagas. También existen plantas repelentes de insectos como muchas aromáticas o que atraen a predadores de las plagas como plantar cebollas entre las zanahorias para evitar la mosca de la zanahoria.

Para la fertilización se utiliza materia orgánica, y se busca favorecer el desarrollo de microorganismos que enriquezcan el suelo como las nitrobacterias simbiontes de las leguminosas, con las que se siembra y se entierran en el suelo enriqueciéndolo en nitrógeno. Conservar el suelo cubierto ayuda a mantener el agua y los nutrientes por lo que se emplean cubiertas vegetales vivas y el acolchado. También se usa el barbecho que consiste en alternar cultivos exigentes con leguminosas de forraje que enriquecen el suelo. Entre los objetivos principales de la agricultura ecológica están:

- Trabajar con los ecosistemas de forma integrada
- Mantener y mejorar la fertilidad de los suelos
- Producir alimentos libres de residuos químicos
- Utilizar el mayor número de recursos renovables y locales
- Mantener la diversidad genética del sistema y su entorno
- Evitar la contaminación resultante de las técnicas agrarias
- Permitir que los agricultores realicen su trabajo de forma saludable.

En 2009 en el estado español la superficie dedicada a agricultura ecológica llegó a 1.602.870,50 hectáreas, el doble que en 2005. De estos una parte se dedicaron al ganado y 571.980,56 ha a cultivos; destacando el olivar 22%, los cereales 32%, la vid 9,4%, frutos secos 15% y barbecho y abono verde el 10,5%. La agricultura ecológica da jornales a unos 27.000 trabajadores.

Se han hecho estudios sobre los nutrientes que aporta la dieta ecológica y se ha visto que los productos biológicos mantienen niveles más altos de compuestos secundarios y Vitamina C, el perfil de ácidos grasos de la leche biológica y la carne es mejor. Los hidratos de carbono y minerales no son diferentes de los productos convencionales. Los alimentos de agricultura ecológica tienen mayor valor nutricional, los productos biológicos producen el doble de flavonoides, un importante antioxidante. Los kiwis biológicos tienen también más antioxidantes.

Según la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Ecológica “La agricultura ecológica es un sistema de producción que mantiene la salud de los suelos, los ecosistemas y la gente. Se basa en procesos ecológicos, biodiversidad y ciclos adaptados a las condiciones locales, más que en añadir elementos de efecto adverso. La agricultura ecológica combina tradición, innovación y ciencia para beneficio del ecosistema compartido y promover relaciones duraderas y una buena calidad de vida para todos los involucrados”

El año 2006 había en el mundo 30.418.261 hectáreas con cultivo ecológico, cosa que representa el 0,65% de las tierras cultivadas en el mundo. El número mundial de explotaciones con agricultura ecológica era de 78.7444. Los países que superaban el millón de hectáreas con este sistema de cultivo eran Austalia (12,3 millones), China (2,3), Estados Unidos (1,6) y Italia (1,1). En el estado español había 0,92 millones y Francia 0,56. Superaban el 10% de superficie en agricultura ecológica, respecto al total de tierras cultivadas, Liechtenstein (29%), Austria (13%) y Suiza (12%).

Pedro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada